sígueme por e-mail

domingo, 13 de octubre de 2013

Críticas de cine (5): Kon - Tiki, Un Viaje Fantástico.

"Kon-tiki" nos narra una historia que ya es patrimonio compartido  de todos los que admiran el espíritu aventurero: la travesía de varios miles de kilómetros a través del océano Pacífico de unos expedicionarios dispuestos a corroborar la hipótesis de Thor Heyerdahl. Éste quiso demostrar una intuición histórica hasta el momento muy dudosa y cuestionada, a saber, que la Polinesía fue poblada por habitantes procedentes de sudamérica y no por asiáticos. Con una fe cuasi religiosa, Heyerdahl venció todo tipo de obstáculos para lanzar una balsa construida de forma totalmente artesanal, "a la antigua usanza", al Pacífico y se embarcó junto con sus compañeros esperando que los vientos y las corrientes les llevasen hasta las islas de la Polinesía.
La película muestra como se fué gestando la idea en el protagonista así como el proceso de materialización del proyecto que culminó con la travesía (exitosa, como sabemos ahora todos)
Los directores  (Joachim Roning y Espen Sandberg) narran con brío y buen pulso tanto la travesía como la relación entre el protagonista y sus cinco compañeros. Aunque hay momentos cuasi documentales estos no constituyen ningún obstáculo para el visionado de la película y se combinan con otros llenos de emoción y con algunas imágenes realmente sorprendentes.
Las tensiones interpersonales dentro de la balsa muestran diferentes registros de personalidades y modos de enfrentarse a las dificultades.  La escena en la que cazan un tiburón sobre el que algunos de los navegantes desahogan sus rabias y  miedos resulta potente y culmen de una travesía que parecía abocada al fracaso.
A Heyerdahl le costó un divorcio pero me da que él estaba más que casado con su pasión.
En definitiva buena película.











miércoles, 2 de octubre de 2013

Críticas de cine (4): El último concierto.



https://www.youtube.com/watch?v=R8wfD08YXj4
https://www.youtube.com/watch?v=fAQ6FyirB88

Me apasiona la música clásica y, dentro de ella, Beethoven, pero no hay que ser musicófilo para poder disfrutar de esta película. Es cierto que el argumento gira íntegramente sobre la vida de los cuatros miembros de un cuarteto de cuerda pero lo hace con suficiente agilidad y estilo como para que podamos ver retazos de vida y, siendo el leit motiv  el Opus 131 en Do sostenido menor de Beethoven, no es de extrañar que la pasión y la complejidad marquen -acertadamente- la historia.
Historias cruzadas de personajes de "carne y hueso" que sienten todo tipo de emociones  y sentimientos (miedo, celos, orgullo, dolor, envidia, pasión, devoción) y que han sido perfectamente interpretados por cuatro actores de altura: Philip Seymur Hoffman, Christopher Walken, Natherine Keener y Mark Ivanir.
Walken da vida a un chelista que ve terminada su carrera porque le diagnostican Parkinson. El impacto de la noticia trastoca todo el status quo del grupo y se desatan muchas historias soterradas.
Me gustó mucho una pequeña anecdota que cuenta precisamente el personaje interpretado por C. Walken. A este, escuchando las pequeñas puyas de sus alumnos, le vienen a la mente muchas de sus preocupaciones juveniles y para intentar enseñarles algo de relativismo les cuenta un encuentro con Pau Casals del que él esperaba un juicio negativismo después de una determinada audición aunque éste sólo tuvo palabras amables, ante su sorpresa. Cuando se lo encontró por segunda vez no pudo evitar requerirle sobre por qué no le había hecho una crítica
adecuada a lo mal que él mismo consideraba que había tocado y Casals, demostrándole que le había escuchado con atención cuando tocó ante él le describió todos aquellos aspectos positivos en que había reparado, porque él procuraba ver siempre lo que había de bueno y no tanto lo malo.  No sé el grado de veracidad de dicha anécdota (Casals era severísimo consigo mismo, al menos) pero contada en la pelicula resulto una bella muestra de sabiduría.