sígueme por e-mail

jueves, 29 de diciembre de 2016

Comamos y bebamos.....que mañana ya veremos (11): ARIMA.

El restaurante ARIMA, situado al final de la calle Bailén de Bilbao, aumenta la oferta culinaria de una zona de la villa que está dando buenas muestras de revitalización y en la que encontramos restaurantes de muy diferente estilo y locales -más o menos alternativos- que hacen interesante el acercarse hasta allí.



El local, dividido en un piso superior y otro inferior, presenta una decoración acogedora, amable, mezcla de diferentes estilos y resultado de los "apaños" estilisticos tan en boga hoy en día, especialmente cuando se trata de locales que intentan atraer a la gente joven: un particular y conseguido pachtwork visual entre lo alternativo, lo rural, el desván de la abuela y el vintage.
El día de la visita -comida de colegas- optamos por un menú cerrado -quizás excesivamente cerrado, para nuestro gusto visto el resultado- con platos a compartir entre los comensales y de un precio ajustado (25e, bebida incluida. Vinos Murillo Viteri).
 Humus, merguez, piñones, pan de pita.
(Algo falto de sabor aunque bien tamizado; el pan de pita, excelente)

Ensalada de caqui, granada, queso burrata, cecina, rúcula.
(Adecuada mezcla de sabores y texturas).
Bucatini, bacon, hongos, queso ricotta.
(Muy buen sabor; conseguido el punto de la pasta)
Alitas de pollo nuac cham, cebolla frita y cilantro.
(Agradables).
Churrasco al estilo Bulgolgi, arroz frito, kimchi, huevo frito.
(Churrasco excesivamente hecho; el arroz, después de haber comido pasta, también excesivo; en este punto, haber podido elegir entre carne o pescado -u otra opción- hubiese sido una buena baza).

Los postres sugestivos para los que gustamos del dulce.
En definitiva: comida vistosa, abundante. Ideal para jóvenes de buen saque.
¿Pegas?
Los que disfrutamos de la comida y de la restauración en general -y en eso coincidimos todos los que fuimos- esperamos, ciertamente, una cierta creatividad culinaria pero ésta debe ir más allá de un adecuado impacto visual. 
Amamos los platos elaborados (lejos de fórmulas fáciles tan en boga hoy en dia) que implican amor   -y esfuerzo- por los fogones, pero no por esnobismo sino porque tenemos la certeza de que son el disfrute  esencial del comensal.
En eso ARIMA, que atina en muchas cosas, peca de ligereza -al menos en base al menú del momento de la visita- ya que los platos degustados tuvieron mucho de fácil en varios sentidos y eso, en cocina, quizás sea una fórmula popular, pero de resultado limitado.
Aun así, de la lectura de su carta, creemos que una segunda visita eligiendo los platos libremente  podría deparar agradables sorpresas.

HORARIOS:

Lunes: Cerrado
Martes-Miércoles-Jueves:
13:30 - 16:00 / 20:30 - 23:00
Viernes-Sábado:
13:30 - 16:00 / 20:30 - 00:00
Domingo:
13:30 - 16:00
Texto y fotos:  Javier Nebot

martes, 27 de diciembre de 2016

Pequeño Tour por Italia (28): Perugia (2).

Paseando por Perugia.
Se puede dedicar dos o tres días (o más si se cuenta con tiempo) a descubrir Perugia.
Es una ciudad repleta de lugares con encanto y -como decía en mi post anterior- poseedora de un enorme patrimonio medieval. Con todo, creo que incluso aquellos que se cansan de ver "piedras" disfrutarán de esta ciudad perdiéndose por la infinidad de callejones que la conforman y trasladándose mentalmente a otra época.
Perugia es una ciudad que cuenta en la actualidad con unos 160.000 habitantes.
El núcleo central de su casco antiguo está atravesado por el muy popular corso Vannucci (en honor al hijo predilecto de la ciudad, el pintor Pietro Vannucci, el Perugino).
Éste se inicia -en su extremo norte- en la plaza IV de noviembre. 
Allí se encuentra la fontana Maggiore (realizada en el siglo XIII por Nicola y Giovanni Pisano) y el Duomo (iniciado en el siglo XV y que guarda una reliquia sumamente valorada por los peruginos: el anillo de boda de la Virgen). 
Continua atravesando la ciudad y, recorriéndolo, nos encontramos el Palazzo del Priori y la Galería Nacional de la Umbria (a la que dedicaré el próximo post).  Al finalizarlo podemos acceder a unas espectaculares vistas del valle sobre el que se alza la ciudad y, también, podemos descender por la roca Paulina (llamada asi porque fue construida por el papa Paulo III), a los barrios que la rodean.
Una de las puertas de entrada/salida de la Roca Paulina
Ésta ha conservado en su interior muchas de las antiguas calles medievales, calles que fueron selladas para construir uno de los complejos defensivos más extraordinarios que he visto y que -sin duda- constituye uno de los principales atractivos de la ciudad, lejos ya de los fines militares que propiciaron su construcción



La ciudad celebraba este año su seiscientos cumpleaños.


Entrada a el Museo Arqueológico Nacional de la Umbria -MANU- (sito en los  antiguos claustros de un monasterio dominico)

Plaza de Giordano Bruno.

Calles pintorescas.


Escalinata hacia el antiguo acueducto




Fotos y texto: Javier Nebot

domingo, 25 de diciembre de 2016

Intérpretes (49.: Lisa Batiashvili,

Lisa Batiashvilli (Georgia, 1979) es una de las mejores violinistas de la actualidad.
Su carrera, acrisolada en infinidad de conciertos, continua en un alza constante, siendo una artista reclamada por las agrupaciones musicales más selectas.
En la actualidad graba en exclusiva para el sello Deutsche Grammophon






Todas las imágenes y/o vídeos que se muestran  corresponden al artista o artistas referenciados.
Su exposición en este blog pretende ser un homenaje y una contribución a la difusión de obras dignas de reconocimiento cultural, sin ninguna merma a los derechos que correspondan a sus legítimos propietarios.
En ningún caso hay en este blog interés económico directo ni indirecto.

viernes, 23 de diciembre de 2016